Inicio >Dolor de Espalda y Embarazo

Dolor de Espalda y Embarazo

Dolor de Espalda relacionado al Embarazo

 

El dolor de espalda es la complicación más frecuente del embarazo y a pesar de ser conocido hace siglos, ha cobrado importancia en las últimas dos décadas. Esto afecta la calidad de vida de las embarazadas e involucra un costo económico alto. En promedio un 45% de las embarazadas presenta dolor lumbar, pero en algunos estudios esta cifra se eleva a 90% de ellas. Si bien el dolor es común no debe considerarse como normal, más aún cuando las embarazadas lo perciben como una enfermedad.

 

Los cambios propios del embarazo como son el aumento de la curvatura lumbar por el cambio en el centro de gravedad del cuerpo, el aumento de agua corporal, la liberación de la hormona Relaxina y la congestión de los vasos sanguíneos epidurales sobrecargan las articulaciones de la columna vertebral desencadenando el dolor lumbar. Lo habitual es que el dolor sea moderado, pero en un 25% de las embarazadas este dolor es severo e incapacitante. El dolor aparece cercano a la semana 18 de embarazo siendo máximo entre las semanas 24 y 36. La mayor parte de las mujeres lo percibe punzante cuando se para o se sienta, o como sordo en la parte posterior de la pelvis; también en la parte profunda de los glúteos durante el día y/o como un dolor punzante en la cintura cuando está acostada durante la noche. El dolor lumbar relacionado al embarazo es más frecuente cuando existe el antecedente de dolor lumbar, de dolor lumbar relacionado al embarazo previo y trabajo estresante.

 

El tratamiento es la prevención y el manejo del dolor. Prevención: Se ha demostrado que la gimnasia específica para embarazadas ayuda a mantener a la mujer funcional y con menos frecuencia e intensidad de dolor durante el embarazo. Manejo de dolor: Solo se recomienda el uso de Paracetamol durante periodos cortos. A pesar de que existe en el consiente colectivo la idea de realizar reposo en cama, dicha situación por más de dos días es perjudicial ya que favorece el incremento de peso y la pérdida de masa muscular, acentuando a su vez la percepción de incapacidad. El uso de fajas para embarazadas no tiene evidencia científica que soporte su uso pero ya que no produce daño son frecuentemente recomendadas.

 

En resumen, el arma terapéutica de mayor efectividad para prevenir y tratar el dolor lumbar relacionado al embarazo son los programas de ejercicios específicos y son éstos los que se deben incentivar desde el comienzo, en especial en mujeres con dolor lumbar previo o que han presentado dolor lumbar durante la gestación de hijos mayores.

 

Articulo publicado en Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología:
http://www.scielo.cl/pdf/rchog/v72n4/art10.pdf

Síguenos en Google+ | Acceder | doctorilabaca.cl | 2017